Apocalipsis

El pasado 18 de octubre hubo un gran terremoto.
Como en la Biblia, el sol se puso negro como tela de cilicio y la luna se volvió como de sangre. Las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento.

Y Wendy Whelan abandonó el New York City Ballet.

Desde mi adolescencia juré que estaría allí, a sus pies, para presenciar el gran apocalipsis. Pero cuando por fin llegó, yo estaba atada a la mejor causa posible: la gran fiesta de cumpleaños de la Compañía Nacional de Danza y un estreno bournonvillesco.

Desde las cajas del David H. Koch Theater me llegaron videos y fotos vía whatsapp, y sentí que estaba casi allí, que el cielo caía sobre nuestras cabezas y que ni siquiera el druida Panoramix podría hacer nada por nosotros.

WendyWhelanByNisianHughes1Last Saturday, October 18th, there was a huge hearthquake.
As in the Book of Revelation, the sun became black as sackcloth of hair, and the moon like blood. The stars of the sky fell to the earth as the fig tree sheds its winter fruit when shaken by a strong wind.

And Wendy Whelan left the New York City Ballet.

I swore, since in my teens, that I would be there, at her feet, to witness the apocalypse. When that day arrived, I was tied up to the best cause ever: the 35th anniversary of the Compañía Nacional de Danza and a Bournonvillean premiere.

I got videos and photos from the the wings of the David H. Koch Theater through whatsapp and I felt like if I were almost there, that the sky was falling over our heads and that not even Getafix, the druid, could do anything to protect us. 

*Image: Wendy Whelan © Nisian Hughes

Piernas de bailarina

FannyElsslerCachuchaNYPLParece evidente que las piernas de las bailarinas cuentan entre las más sólidas -y peligrosas- del planeta. Recuerdo que una vez, siendo niña, un malentendido doméstico nos dejó fuera de casa con las llaves dentro y los cerrojos echados. Mi madre, ni corta ni perezosa, propinó una patada a la altura del picaporte que arrancó la puerta, el marco de dentro y parte de la pared. A eso me refiero.

Hoy, documentándome para un trabajo que tengo entre manos, he descubierto una anécdota que supera a la anterior.

La gran bailarina romántica Fanny Elssler, famosa por su interpretación de La Cachucha y su rivalidad con Marie Taglioni, fue también la primera en cruzar el Atlántico y triunfar en América. Parece que durante su viaje en barco fue atacada de forma muy agresiva por un marinero más que atrevido, a lo que ella respondió -cómo no- con una patada. El atacante murió pocos días después. Ay.

FannyElsslerCracovianneNYPLIt seems clear that dancers’s legs are among the strongest in the world. I remember once, as a child, a domestic misunderstanding that kept us out of our apartment with our keys inside and the door locked. My mother, of course, kicked up to the door, next to the latch, tearing off the door, the frame… and part of the wall. That’s what I mean.

Today, doing some research for a paper, I found a story which exceeds my anecdote.

The great romantic ballerina Fanny Elssler, famous for her dancing of La Cachucha and her rivalry with Marie Taglioni, was also the first European dancer to cross the Atlantic and succeed in America. It seems that during her long boat trip she was attacked very aggressively by an insolent sailor, to which she replied -of course- with a kick. The attacker died a few days later. Ouch.

*Images: Prints of ballerina Fanny Elssler dancing La Cachucha and La Cracovienne © The New York Public for the Performing Arts (nypldigital).

Antonio Gades

GadesTarantosUna mañana de 2003 recibí una llamada sorprendente de la Asociación de Profesionales de la Danza; deseaban homenajear ese año a Antonio Gades pero no se atrevían ni a proponérselo. Varias veces lo había rechazado, como tantos otros premios.

Ana Cabo, entonces Presidenta de la Asociación, sabiendo mi amistad estrecha con Antonio, me pidió que le llamara para ofrecerle el galardón… y ver qué pasaba.

Le llamé al móvil: risas sobre cualquier cosa (Gades era increíblemente divertido).
Aceptó: más risas.
“Como condición -me dijo- tú tendrás que escribir el texto sobre mí para el programa de mano.”
A pesar del guiño cómplice de su gesto, ahí se me quitó de golpe el buen humor. Tremenda responsabilidad.

Hice lo que la cabeza y el corazón me permitieron… y nunca más volví a leerlo.

Aunque hablábamos con frecuencia, la última vez que nos vimos fue el día de aquel homenaje. El siguiente artículo que escribí para él fue su necrológica en Fotoescena.

Hoy se cumplen 10 años de la muerte de Antonio Gades. Por aquel entonces, yo también luchaba por sobrevivir.

[Para leer Antonio Gades: poeta del pueblo, pinchar aquí.]

[Para leer Gades, pinchar aquí.]

GadesGalaDIDCoverOne morning, back in 2003, I received a surprising phone call from the Asociación de Profesionales de la Danza; they willed to pay homage to Antonio Gades that year but they did not dare even to ask him. He had rejected often other awards. Ana Cabo, then President of the Association, knowing my close friendship with Gades, asked me to call him and then we’d see what would happen.

I called him: we laughed about anything (Antonio was incredibly fun).
He accepted:
more laughs.
As a requirement, you have to write the text about me for the program“, he said.
Although that was a nice and somehow a complicit wink, my mood changed. Tremendous responsibility.

I did what my mind and my heart allowed me and I never read it again. The last time we met was during his tribute performance. The next article I wrote for him was, sadly, his obituary in Fotoescena.

Today is the 10th anniversary of Antonio Gades’s death. At that time, I was also fighting to survive.

[To read Antonio Gades: Poeta del pueblo, click here. Only in Spanish.]

[To read Gades, click here. Only in Spanish.]

*Images: Antonio Gades in the film Los Tarantos (1963). Cover from the performance program of Gala del Día Internacional de la Danza 2003. Homenaje a Antonio Gades. Teatro Albéniz, Madrid.

Asequible, accesible

Siempre he dicho que lo mejor de Tamara Rojo no son sus pies, sino su cabeza.

En los Teatros del Canal de Madrid, organizado por British Council, conduje una conversación con Tamara frente al público que abarrotaba la Sala Roja, coincidiendo con las actuaciones de English National Ballet, compañía que dirige la española. Los responsables de los Teatros han hecho ahora pública la charla, en un gesto que revela la actitud que algunos defendemos acerca de la cultura asequible y accesible. No nos valen las ediciones limitadas ni los eventos exclusivos; queremos bailar para el mundo y que además lo cuelguen en YouTube.

Cerré nuestra charla con una pregunta que me llegó a través de un usuario de Twitter -de nuevo, asequible y accesible- y que aquí reproduzco, en palabras de Tamara Rojo:

“El mayor aprendizaje o valor que uno se puede traer de English National Ballet es reconocer que (…) el ballet es el arte más democrático que existe porque abre sus puertas a niños de todas las clases sociales, que les da la oportunidad de ser estrellas vengan de donde vengan , y que además es transportable al mundo entero porque tiene un lenguaje internacional. Por tanto, es algo que debemos recordar siempre: que no estamos haciendo un ballet para unos pocos ni para unos privilegiados que saben más que los demás o que tienen más que los demás, porque es el arte más humano, el de la expresión corporal, el de bailar… lo hacen todas las tribus y todas las naciones, y por lo tanto tenemos que ser lo más ambiciosos posibles y no ponernos nosotros mismos restricciones de ningún tipo.”

TamaraTwitterCanal2014[Para ver la entrevista completa, pinchar aquí.]

I usually say that the best of Tamara Rojo is not her feet, but her mind. 

I conducted a conversation with Tamara -Artistic Director of the English National Ballet- at the Teatros del Canal in Madrid before the public which packed out the Sala Roja, as ENB was performing there those days. Teatros del Canal just made it public showing the attitude we defend about affordable and accessible culture. The last question of our conversation came to me from a Twitter user -again, affordable and accesible- and here you have what Tamara answered:

Tamara3Canal2014“The biggest value that you can get from the English National Ballet is to recognize that (…) ballet is the most democratic art because it welcomes children from all social classes, giving them the chance to be stars wherever they come from, and it is also transportable to the whole world because it has an international language; therefore, it is something we should always remember. We’re not doing ballet for a few people or for those privileged who know more than others or have more than others, because ballet is the most human among the arts: it is the body language, the dancing… all tribes and all nations dance, and therefore we have to be as ambitious as possible and not to set ourselves any restrictions.”

[To watch the whole interview, click here. Only in Spanish.]. 

 

☞ “Charla con Tamara Rojo”. Moderado por Elna Matamoros para los Teatros del Canal, con colaboración de British Council. YouTube acces. 06.06.2014.