Refugios

Hay lugares perfectos para quedarse. Tienen la amplitud necesaria para vivir todo el año, solos y acompañados. Aquí caben todos nuestros libros y apuntes de juventud; también los olores de la cocina de mi abuela, la ropa que llevé durante mi embarazo y hasta las horquillas para el pelo que no volveré a usar jamás. …