Eppur si muove

Carteles, críticas, programas, fotografías, retratos... pero hasta ahora no les habíamos visto bailar. Pura cabezonería, la de Diaghilev, que supongo que pensaría que ninguna filmación podía hacer justicia al despliegue de talento que él mismo provocaba cada noche sobre el escenario e impedía a sus bailarines, por contrato, que fueran grabados en movimiento. Llevo muchos …