Tutús y barro

La vida era más interesante vista a través de una Leica. Por aquel entonces -el Nueva York de 1936- las bailarinas no eran huesudas, los tutús embellecían y en las clases se alineaban, por primera vez, piernas largas asomando de minúsculas falditas, como escapando del resto del cuerpo. Es lo que vemos en las fotografías …