Con la B de…

Baryshnikov, Mikhail. Las ganas que yo tenía de que llegara, por fin, su letra. Ballon. El salto de Tatiana Terekhova, de Vaslav Nijinsky, de Carlos Acosta, de Natalia Osipova, de Thomas Lund... en definitiva: saltar. Baby Ballerinas. Tres eran, tres: Tatiana Riabouchinska, Irina Baronova y Tamara Toumanova. Tenían 15, 13 y 14 años respectivamente cuando …

Con la Ñ de…

Ñ. Con su tilde arrugada, me encanta llevarla en mi segundo apellido. Caña. No sé qué ha pasado con ella, supongo que ha dejado de estar de moda. Cañizares, Juan Manuel. Para él, nada ha dejado de estar de moda. Menos mal. Corpiño. La dificultad de subir el arabesque vistiendo un tutú bien hecho. Muñeira. …

Con la M de…

Mantilla. Qué preciosidad. Mauri, Rosita. Porque se dejó retratar por Degas y no presumía por ello. Ignoro si presumía de ser Étoile en la Ópera de París. Manège. Como el de las chicas de Serenade. Como el doble de la coda de Cisne Negro. Como el manège al revés de la Alice de Wheeldon. Moor's …

Con la U de…

Ulysses Dove. El drama de irse demasiado pronto. Uwe Scholz. Id. Usted tiene ojos de mujer fatal. Jardieladas. Ulanova, Galina. No era del Bolshoi, sino del Kirov. Insisto: era del Kirov. Del Kirov. Uderzo, Albert. Porque admiro la expresividad de Idefix. Union Jack. No es sólo la bandera británica. También es un ballet de Balanchine …

Con la Q de…

Queen. Porque "I want it all". Quatre, Grand Pas de. No sé si Jules Perrot sería el mejor coreógrafo de su tiempo, pero sí el más listo. Lo de organizar los solos de Grahn, Grisi, Cerrito y Taglioni por orden de edad para que dejaran de discutir entre ellas fue una genialidad. Quasimodo. O el …